Imprimir

30/06/2022. El Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz y la Cofradía de la Santísima y Vera Cruz han suscrito hoy un convenio de colaboración, con una vigencia de cuatro años, que sienta las bases del funcionamiento del Real Alcázar y la Basílica Santuario, así como del Museo de Arte Sacro integrado en la red municipal de museos del municipio.

El documento ha sido firmado por el alcalde, José Francisco García, y el hermano mayor, Luis Melgarejo, quienes han expresado el compromiso de ambas instituciones para continuar trabajando en la promoción y difusión de Caravaca de la Cruz como destino permanente de peregrinación

“Se trata de un documento trabajado y consensuado con el que regulamos de una manera formal la relación de siglos del Ayuntamiento con una institución, como es la Cofradía de la Vera Cruz, con un peso histórico y un importante calado en la sociedad caravaqueña”, ha declarado el alcalde.

Por su parte, el hermano mayor ha querido destacar las “buenas relaciones entre Ayuntamiento y Cofradía, materializadas en este convenio tan necesario para afrontar con todas las garantías el funcionamiento de lugar tan emblemático e importante como la Basílica de la Vera y el museo que allí se encuentra”.

El acuerdo recoge la cesión a la Cofradía del uso del Real Alcázar y la Basílica en la que se da culto a la patrona de la ciudad, reservándose el Consistorio el derecho a programar actividades puntuales de carácter cultural en dicho espacio.

Otro punto regulado en el convenio es que Ayuntamiento asume para los cuatro próximos años la gestión directa y explotación del Museo de Arte Sacro, donde se exponen de forma permanente los fondos de orfebrería, ornamentos y pintura cedidos por Cofradía. En concepto de compensación, el Ayuntamiento destina una subvención anual de 27.000 euros, cantidad económica que se destinará a fines como el mantenimiento de los servicios de atención al peregrino en la Basílica en años inter-jubilares o la conservación y buen mantenimiento del patrimonio histórico artístico que se encuentra en el interior de la Basílica. El Ayuntamiento se compromete asimismo al mantenimiento, limpieza y vigilancia de las dependencias del museo y de las zonas ajardinadas del recinto.

Por su parte, la Cofradía, en su obligación de velar por el culto a la Vera Cruz, también mantiene abierta la Basílica y continúa asumiendo la organización, junto al Ayuntamiento, de las festividades en honor de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca, como lo ha hecho desde los primeros años del siglo XVII y entre las que destacan los ritos enmarcados en las fiestas patronales que tienen lugar del 1 al 5 de mayo.

Históricamente, desde poco después de la incorporación de Caravaca a la Corona de Castilla, a mediados del siglo XIII, está probada la gran importancia de la Vera Cruz de Caravaca; no sólo como una reliquia en su dimensión religiosa, sino como el elemento singular, diferenciador y principal razón para que, a lo largo de estos siglos, el municipio de Caravaca haya construido una historia única con acontecimientos históricos destacados y distintivos que en la inmensa mayoría de los casos siempre han supuesto el desarrollo, el progreso el reconocimiento y la difusión de la ciudad de Caravaca; proyectando toda esa dimensión no sólo en el ámbito local, sino en el regional, en el nacional o de forma internacional.